Ciriales e incensarios

ciarialesEl cuerpo de acólitos que precede el paso de la Virgen de la Soledad porta seis ciriales, dos incensarios y una naveta, piezas que fueron ejecutadas en plata de ley por Manuel Seco Velasco en 1957, que también labró el medallón que lleva el pertiguero en el pecho así como su pértiga, aunque esta pasó al nazareno portador del libro de reglas, utilizándose en la actualidad una procedente de la Sacramental del siglo XVIII. Los ciriales miden 211 centímetros y los incensarios 25 por 12. Las antiguas piezas fueron ejecutadas por Francisco Bautista Lozano en metal plateado en 1943, entregándose una pareja de ciriales a la Real Maestranza para el culto de su capilla de la Virgen del Rosario, queriendo reconocer de alguna manera las donaciones que realizaron a la Hermandad de la Soledad con motivo del IV centenario.


Las dalmáticas y albas que visten los acólitos han sufrido varias renovaciones, y tenemos noticias de las que se estrenaron en 1927 realizadas en brocatel negro por Juan Bautista Gimeno, que fueron sustituidas en 1957 por las que se ejecutaron en el taller de Hijos de Eduardo Rodríguez, que permanecieron hasta 1988 cuando Miguel Domínguez realizó las actuales. Estas son doce mayores y dos menores para el niño que lleva la naveta y el que le auxilia con la carboncilla. Este mismo sastre realizó un año después otro juego de diez dalmáticas de damasco blanco y rojo, como así dos ropones rojos en el mismo tejido, que es utilizado en el culto al Santísimo Sacramento.incensarios


Igualmente sirven a la Cofradía dos parejas de servidores que procesionan en la Cruz de guía y junto al paso. Los trajes que visten están basados en el de gala de los maestrantes sevillanos, con iguales galones y botonaduras. Fueron confeccionadas en 1985 por el maestro sastre soleano Fernando Rodríguez Avila.


naveta

el 26 Noviembre 2011
Visto: 20577